© 2017 GutMotion

  • Equipo GutMotion

Perdonarse a uno mismo


Un día un padre conducía el coche, llevando consigo su familia. En un abrir y cerrar de ojo todo se torció y tuvieron un un accidente grave, chocando contra otro coche que estaba adelantando. Su hijo se quedo paralítico. No fue culpa suya, pero la responsabilidad que siente el padre era muy pesada, sobretodo porque ve cada día las consecuencias dramáticas que ha tenido ese incidente sobre una persona que quiere tanto. Ya han pasado 8 meses pero no se lo perdona y no consigue levantar cabeza.


En un momento u otro de nuestra vida, todos hemos experimentado culpabilidad, ya sea porque no hemos dado una buena educación a nuestros hijos, no hemos sido al funeral de una persona cercana, pensar que somos motivo de conflicto entre nuestros padres o haberlo dejado con nuestra pareja. Aun que lo experimentamos a menudo, nos cuesta mucho canalizarlo.


Perdonarse a uno mismo es un papel clave en la gestión psicológica adaptativa de este sentimiento. El hecho de no perdonarse instaura una serie de consecuencias a nuestra vida que nos genera un gran malestar. Se acumulan sentimientos negativos, nuestra autoestima disminuye considerablemente y entramos en un circulo de insatisfacción, remordimientos, frustración y melancolía. Por eso, aprender a perdonarse y deshacerse del sentimiento de culpa es fundamental para estar en paz y ser feliz.


Cómo me puedo perdonar?

En primer lugar, dedica unos instantes en analizar este sentiment. Plantéate una serie de preguntas con el fin de entender lo que te ha llevado hasta aquí y valorar esta emoción.

- ¿Porqué te sientes culpable?

- ¿ Es alguna cosa que sólo dependía de ti o también de otras personas?

- ¿ Cómo de importante es este error en comparación con las demás cosas que haces bien?


En segundo lugar, recuerda que todos nos equivocamos. Eso nos hace personas. Ser consciente del error nos ayuda a no repetirlo y nos da herramientas y recursos. Así que una vez te hayas equivocado, machacarte por ello no tiene sentido. Los errores sirven para aprender, no puedes encerrarte en ello. No podías prever el futuro, ya que desgraciadamente, en ese momento no tenias una bola de cristal que todo lo ve. Come esta situación como una oportunidad para crecer y hacerte más fuerte, y recuerda que las situaciones pasadas nos hacen más sabios.

Perdonarse a uno mismo es una actitud de cara a los problema que se aprende y se desarrolla. Aún así, a veces se dan situaciones intensas en las que cuesta mucho levantarnos y las cuales la ayuda de un terapeuta durante un tiempo determinado ayuda a agilizar el proceso de personarse.

Pedir ayuda no te hace menos fuerte, pedir ayuda es de sabios. Pedir ayuda tampoco cambiara la realidad a la que te enfrentas, pero si puede ayudarte a cambiar la forma de afrontarla.


Hay una vida muy bonita delante tuya y vale la pena exprimirla al máximo, ¡ve a por ella!


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Google + - círculo blanco